Jorge Luis Borges, un año para celebrarlo

Borges



El 14 de junio de 1986, moría en Ginebra (Suiza) uno de los escritores argentinos más importante de nuestra historia literaria: Jorge Luis Borges. Reconocido, admirado y adorado en todos los rincones del globo, Borges dejó numerosas obras llenas de lirismo, sueños y fantasías, que han hecho que sea uno de los autores más influyentes de los últimos tiempos.

En este nuevo aniversario, el mundo se rinde a sus pies y los homenajes a su figura son moneda corriente durante todo el año y en numerosos puntos del globo. Exposiciones, conferencias, presentaciones, documentales, instalaciones, concursos. Todas las herramientas a disposición para homenajearlo. Como se merece.

¿Y qué decir de Borges que no se haya dicho ya? El mejor homenaje sería hacer honor a una de sus frases más célebres: “que otros se jacten de las páginas que han escrito, a mí me enorgullecen las que he leído” y leerlo. O releerlo. Acercarse sin prejuicio a sus obras, que si bien necesitan de un bagaje cultural para poder disfrutarlas en plenitud, son accesibles para todos los que se predispongan a leerlo y conocerlo.

Borges Jorge Luis Borges
Foto: © Paola Agosti

Con una vida tan apasionante y llena de vericuetos como su obra, Borges vivió sus años de juventud en Europa, donde conoció no sólo a los más destacados intelectuales de la época, sino también las ideas de vanguardia que se profesaban en los ámbitos culturales, de la cuales se hizo ferviente defensor y transmisor. Escritor, profesor, bibliotecario e inspector municipal de aves y conejos (cargo que le fue otorgado luego de ser destituido como bibliotecario de la Biblioteca Municipal de Buenos Aires en castigo por haber firmado algunas declaraciones antiperonistas), Borges hizo de las palabras y de los libros su punto de apoyo en el convulsionado mundo que le toco vivir.

Fundador de revistas literarias pioneras como Proa y Prisma, a través de las cuales buscó divulgar las ideas ultraístas y las tendencias más modernas en el ámbito intelectual, siempre intentó difundir sus ideas de vanguardia y de corte con las tradiciones. Y este corte con las tradiciones literarias clásicas es una constante en su obra, donde personajes misteriosos se mezclan con objetos mágicos que permiten a los protagonistas de sus historias jugar con el tiempo y el espacio.

Borges también formó parte del Grupo Sur, aunque sus constantes peleas con Victoria Ocampo hicieron que la relación fuera difícil y con altibajos, esto no impidió que sus cuentos, críticas literarias y ensayos fueran publicados en la Revista Sur durante años. Y ya que hablamos de una Ocampo hablamos de otra. Junto a Silvina y a Adolfo Bioy Casares forman un grupo de trabajo muy productivo, llevando a adelante la publicación de la “Antología de la literatura fantástica” en 1940 y la “Antología poética argentina” al año siguiente. Con Bioy Casares el trabajo conjunto no termina aquí. A la edición de nuevas antologías (“Los mejores cuentos policiales” en dos series, la primera en 1943, la segunda en 1951, entre otras) se suman ensayos y las historias escritas a cuatro manos bajo los seudónimos H. Bustos Domecq y B. Suárez Lynch.

Ser parte de este año borgeano es no sólo asistir y participar a alguna de las celebraciones que se harán en su honor, sino también, y fundamentalmente, armar una celebración propia e íntima donde las historias de Borges nos vuelvan a enamorar.



Soledad Hessel.Editora/Redactora de trenINSOMNE. Periodista. Siempre supo que las palabras eran lo suyo. Escribe y lee desde que recuerda y tiene una pasión por los libros como objetos de culto. Columnista de literatura y cultura en medios gráficos y radiales. Fue corresponsal del diario La voz de Santa Cruz y de la Revista En acción de La Plata en la Ciudad de Córdoba. Además, fue miembro del Comité de Redacción y Editora del Boletín de Divulgación Científica de la Universidad Nacional de Córdoba. Notas de Soledad