Que sea fácil - Bruno Poggi

Cuentos de amor, de locura, de muerte. Y de pasión, por la vida, por la muerte, por la escritura.
Que sea fácil



Existen textos que sólo pueden ser escritos luego de haber pasado por hechos similares, no necesariamente por la misma situación que se narra, pero si por una que haya despertado en el escritor las emociones que describe, o transmite sin explicitarlas, como propias del personaje que está transitando la historia. Bruno Poggi dice que terminó de escribir los cuentos que componen su libro “Que sea fácil” (Peces de Ciudad/2016) con el corazón roto. Y yo le creo.



Estos doce cuentos que forman parte de la segunda edición del libro (la primera tenía uno menos, en esta se agregó “Puerta de Embarque número 17”) son historias de amor y desamor, no sólo amor de pareja sino también amor de familia, de amigos y, por qué no, amor propio, y sobre lo brutal y devastador que puede ser la falta de él en la vida cotidiana, en el presente y también en el futuro.

Hay locura, mucha, de la que paraliza, de la que arrastra a lo más profundo del abismo, de la que se logra salir luego de mucho dolor y esfuerzo, de la que permite sobrevivir, de la que nunca, pero nunca, uno querría alejarse porque la cordura sólo puede traer desgracia.

También hay muertes, de las reales, de aquellas donde el muerto es enterrado y, en muchos casos, olvidado, y de las otras, de las muchas muertes que uno va pasando a lo largo de la vida para poder reencarnarse en otro distinto, que sigue siendo uno mismo pero diferente, con nuevos sueños y pesadillas, con nuevos caminos que recorrer, para re aparecer u ocultarse para siempre.

Cada texto nos presenta una situación, que puede ser natural y cotidiana, pero que al transitar el relato nos permite detectar que en cada una de estas vidas se atraviesan hechos que transforman la naturalidad en hechos, en muchos casos, casi desquiciantes. Y no sólo para el protagonista, también para el lector, que se ve enredado en las historias de la mano de un autor que logra que cada uno se siente identificado, de una u otra manera, para bien o para mal, en lo que ocurre.

Con una prosa desafiante y a la vez de fácil acceso, Poggi desnuda a sus personajes mostrando aquello que los hace amables –en el sentido de dignos de amor- y también sus peores miserias, aquello que, en el fondo, es la causante de sus males actuales por no permitirles hacer frente a la realidad que les plantea la vida en cada paso, llevándolos, como en un círculo vicioso, a más frustraciones y decepciones.

Parafraseando a Horacio Quiroga, Bruno Poggi habla de sus cuentos como de historias de amor, de locura y de muerte, yo le agregaría desamor a esa definición, y pasión, por la vida por la muerte y por la escritura.

----------------------------------

"Que sea fácil" puede comprarse a través de la página de la editorial: www.pecesdeciudad.com.ar



Soledad Hessel.Editora/Redactora de trenINSOMNE. Periodista. Siempre supo que las palabras eran lo suyo. Escribe y lee desde que recuerda y tiene una pasión por los libros como objetos de culto. Columnista de literatura y cultura en medios gráficos y radiales. Fue corresponsal del diario La voz de Santa Cruz y de la Revista En acción de La Plata en la Ciudad de Córdoba. Además, fue miembro del Comité de Redacción y Editora del Boletín de Divulgación Científica de la Universidad Nacional de Córdoba. Notas de Soledad