La inconcebible aventura del hombre que fue otro - Manou Fuentes

La inconcebible aventura del hombre que fue otro


“No podemos eludir el hecho de que somos únicos”, dice Virginie, amiga del protagonista de la novela “La inconcebible aventura del hombre que fue otro” de la escritora francesa Manou Fuentes (2015 - Editorial Malpaso) casi al final de esta historia. ¿Es cierto que somos únicos, en el sentido de invariables, o somos una construcción que se va conformando con el paso de los años y de las experiencias, transformándose en función de ellas?

Édouard Pojulebe es empleado contable en una empresa con oficina en Paris. Anodino. Sin iniciativa para nada que no sea salir de su casa hacia el trabajo y hacia el restaurante que lo tiene de cliente desde hace años los sábados al mediodía. Nada en su vida estå librado al azar. Lo único que llama la atención en su persona es su apellido, rarísimo, que le ha causado mucho dolor en su niñez por las burlas de sus compañeros de colegio. Y que será el desencadenante de una historia extraordinaria.

Un sábado de tantos, al salir de su previsible almuerzo, un hombre se le acerca, cae en sus brazos presa de un ataque cardíaco, susurrándole con desesperación “está en el bolsillo” mientras pierde el conocimiento.

Este hecho trastorna a nuestro protagonista y las elucubraciones y la posterior angustia que le genera su imaginación no lo dejan dormir y lo llevan a realizar cosas que jamás en su vida podría haber imaginado. Ni los lectores luego de leer la perfecta descripción que hace de él Fuentes en las primeras páginas.

Pojulebe está dispuesto, tomando una gran decisión por primera vez en su vida, a investigar quién es este hombre y qué es lo que pedía con tanta desesperación en brazos de Édouard. Luego de una vista al hospital y a la ciudad de Marsella, de donde es oriundo el hombre misterioso, nuestro protagonista descubre quién es y porqué cayó en sus brazos de esa manera intempestiva.

Todo esto ocurre antes de llegar a la página sesenta y siete de casi trescientas que forman el libro, y cuando uno se pregunta cómo se las arreglará Fuentes para llenar todas las páginas que quedan por delante si ya el problema está resuelto, una vuelta de tuerca pone todo patas para arriba y comienza un nuevo capítulo en la vida de Édouard.

La búsqueda del origen y destino de este hombre que irrumpe en la vida de Pojulebe, se convierte en una búsqueda de si mismo. Los hechos que van desencadenándose con el paso de los días, hacen que el protagonista deba viajar, esconderse, cambiar su fisonomía, su nombre y su comportamiento y actitudes. Una búsqueda del yo profundo, de lo que uno realmente es, una reconstrucción física y psicológica de un hombre que vivió como las circunstancias habían ido determinando, y un cambio dramático en estas hacen que todo en su vida se sacuda y deba recomponerse.

Una historia de suspenso que atrapa, de sencilla lectura, aunque no tan sencilla interpretación si uno busca un poco más allá, es lo que nos trae Manou Fuentes en esta novela, su gran debut literario.

Para los que gustan seguir rutas literarias que proponen los libros, esta novela es el paraíso. Cada inicio de capítulo tiene una cita y en diferentes capítulos hay alusiones y párrafos enteros de otras obras que son dignas de buscar y leer.

Finalmente, pero no por eso menos importante, la edición de los libros de Malpaso merece un párrafo aparte. Con tapa dura, un papel de altísima calidad, una tipografía diseñada por la editorial especialmente para disminuir el cansancio visual y dos premios importantísimos como son los Laus, galardones en Diseño Gráfico y Comunicación Visual, los que fueron otorgados en 2014 a Malpaso por su logotipo y por sus diseños de portada, hacen de los libros de la editorial objetos dignos de conservarse y exponerse.



Soledad Hessel.Editora/Redactora de trenINSOMNE. Periodista. Siempre supo que las palabras eran lo suyo. Escribe y lee desde que recuerda y tiene una pasión por los libros como objetos de culto. Columnista de literatura y cultura en medios gráficos y radiales. Fue corresponsal del diario La voz de Santa Cruz y de la Revista En acción de La Plata en la Ciudad de Córdoba. Además, fue miembro del Comité de Redacción y Editora del Boletín de Divulgación Científica de la Universidad Nacional de Córdoba. Notas de Soledad