Mariana Kruk: “No soy yo cuando no escribo”

Mariana Kruk



Mariana Kruk escribe desde siempre. Sus poemas son revelaciones de un interior profundo, como un secreto bien guardado durante mucho tiempo y finalmente develado. “Fuego o Nada”, su nuevo libro, que se presenta el sábado 20 de mayo, se constituye en bisagra entre una escritura pasada y superada, casi lejana, y un nuevo comienzo.

Mariana Kruk -poeta, editora, gestora cultural, docente- comenzó escribiendo siendo muy chica, cuando plasmaba sus sentimientos y emociones con un formato que ella comparaba con canciones. A los nueve años su mamá le regaló una Antología de poesía y en ese momento entendió que lo que ella escribía existía como género literario. A partir de ese día, Mariana no dejó de escribir. Si bien la vida le impuso algunas pausas, las palabras siempre la rondaron y la obligaron a volver a su lado.

¿Qué te inspira?

Los disparadores son muchos: una imagen cotidiana, otras lecturas, la música, especialmente lo que hacen los cantautores, que suelen ser poetas y músicos, todo a la vez. El cine también es fuente de inspiración.

¿Tenés referentes literarios o culturales en general a la hora de escribir?

Sí, claro. Algunos clásicos como Benedetti, Gelman, Idea Vilariño, Humberto Constantini, Santoro… Joaquín Sabina, Silvio Rodríguez, (si hablamos de cantautores) pero también me nutro de mis colegas contemporáneos, aprendo muchísimo de quienes me rodean, de poetas a los cuales me toca editar por mi trabajo, realmente los admiro, Verónica Boletta, Jimena Busefi, Eugenia Campano, Candy Grehan, Pablo Lakatos, por nombrar sólo algunos.

¿Por qué publicar una trilogía de textos escritos entre 2010 y 2014 casi al mismo tiempo?

La trilogía ya estaba escrita y cuando me decidí a sacarla, cuando tuve la necesidad de soltarla, decidí hacerlo de un tirón porque la poesía que estaba escribiendo ya estaba en otro lugar, y me urgía dar vuelta la página. Yo estoy muy agradecida a todos mis poemas, fue hermoso escribirlos, transitarlos, tampoco quería dejar que mueran en cuadernos o un archivo de Word.

¿Qué diferencia los textos de “Fuego o Nada” de tus textos anteriores? ¿qué te llevó a escribir estos textos?

La temática siempre es la misma: el amor. Pero creo que hay dos diferencias inmensas entre estos poemas y los de mis otros libros, una es que es el cristal del amor desde estos poemas, antes eran poemas de desamor, de búsqueda y desencuentro, ahora son poemas desde la estabilidad emocional, con otra búsqueda, que es la de aprender a nutrirme del encuentro sostenido en el tiempo. La otra gran diferencia es la extensión de los versos, si bien nunca me caractericé por escribir poemas largos, vengo ejercitando la poda hace rato y creo que acá se empiezan a ver algunos resultados de eso.

El ritmo y la escritura de los textos de “Fuego o nada” son muy diferentes a los textos anteriores, ¿por qué este cambio de registro?

Meterse en la economía de las palabras es un viaje de ida, todo cambia, las imágenes, la musicalidad, la estructura. Estoy muy contenta con este nuevo camino que considero recién empiezo a transitar, falta mucho por recorrer.

Tus textos hablan fundamentalmente de amor y desamor ¿hay otros temas sobre los que te gusta escribir? ¿es solo esto lo que querés mostrar de vos?

Ahora estoy trabajando versos más existencialistas quizás, alguna cosa urbana, que siempre tuve, pero la verdad es que no me desvela que encasillen mis poemas en poemas de amor, no tengo prejuicio con eso. Creo que el amor mueve al mundo (al menos el mío) y me parece un tema absolutamente inagotable. Además creo que se puede vincular con todo lo demás. Considero que no existe poema que no sea un poema de amor, ni el más político, ni el más existencial, todos los poemas son poemas de amor. Sí estoy empezando a escribir Crónicas, creo que ese sí será un espacio donde me permita abordar diferentes temáticas. Pero recién arranco, me falta mucho que aprender.

“Fuego o nada” ¿será parte también de una saga o será una publicación individual?

No lo sé, diría que no. Pero cuando escribí las anteriores trilogías no lo hice a propósito, luego de un tiempo me di cuenta que cerraban un ciclo y que eran parte de la misma cosa. Hoy por hoy creo que Fuego o nada es sólo una bisagra, algo entre lo viejo y lo nuevo, eso: una puerta.

Mariana Kruk

¿Qué viene después de “Fuego o nada”?

Más poesía, eso seguro. Quiero seguir explorando y aprendiendo esto de podar los versos hasta que quede el carozo de cada poema, seguir transitando la economía de las palabras, seguir escribiendo acerca del amor, el encuentro, la ciudad.

Sos editora, docente, escritora, gestora cultural ¿en cuál de estos roles te sentís más identificada? ¿por qué?

Tengo la fortuna de que todo lo que hago está ligado a lo que más amo que es la poesía, doy talleres de poesía, edito fundamentalmente poesía, gestiono ciclos de poesía, y claro, la escribo. Me armé un mundo donde todo a la periferia sea poesía, ese es el rol donde mejor me siento, sin lugar a dudas, en el de poeta.

Hoy ¿por qué escribís?

Es una pulsión de vida para mí, no soy yo cuando no escribo, me falta todo si me falta eso. Y lamentablemente en el último tiempo lo comprobé, me costaba muchísimo volver a encontrarle espacio a la poesía, que además mi rol de editora no intoxique eso, no es sencillo. Pero estoy encontrando nuevamente el eje, al menos para este terreno que es el primero que tengo que cuidar.



Soledad Hessel.Editora/Redactora de trenINSOMNE. Periodista. Siempre supo que las palabras eran lo suyo. Escribe y lee desde que recuerda y tiene una pasión por los libros como objetos de culto. Columnista de literatura y cultura en medios gráficos y radiales. Fue corresponsal del diario La voz de Santa Cruz y de la Revista En acción de La Plata en la Ciudad de Córdoba. Además, fue miembro del Comité de Redacción y Editora del Boletín de Divulgación Científica de la Universidad Nacional de Córdoba. Notas de Soledad