Se sube al tren: Melisa Freund

Melisa Freund

Se sube al tren la dramaturga, directora, intérprete y docente teatral Melisa Freund y nos presenta su poema "Ahora mismo".

- ¿Cuándo y por qué comenzaste a escribir?
- Empecé a escribir de chica, no recuerdo a que edad. Cuentos, poemas, relatos. Pensaba que solo quería ser actriz, entonces hice mi primer taller de dramaturgia para tener herramientas para escribir obras para actuar porque nadie me llamaba. Como a Edipo, el destino me fue a buscar de todas formas y terminé escribiendo obras para que actuaran otrxs. De hecho, “Papushkas” es la primera obra mía en la que voy a actuar y solo porque es documental.
- ¿De qué se nutre tu escritura?
- De la oralidad cotidiana. De la escucha en los medios de transporte. De la poesía. Del teatro. Del cine. De mis fantasmas, que son 2 o 3, como los de todo el mundo. De la angustia. De la impotencia. De mirar la realidad como si estuviera extrañada. De lo pequeño. De los munditos.
- ¿Tenés rituales a la hora de ponerte escribir?
- Tengo miles de rituales a la hora de ponerme a hacer cualquier cosa. No puedo escribir con la casa sucia ni desordenada. Necesito silencio. Necesito tener varias horas por delante. Necesito mate. Necesito salir a caminar o practicar yoga. Necesito escribir mucho, deshecho hasta que algo decante.
- ¿Hay algún tema que aún no te animaste a enfrentar con tu escritura?
- No. Hay temas que me convocan más que otros. Hay temas que directamente no me convocan y supongo que no necesito enfrentarlos.
- Te doy una bola de cristal para ver el futuro, ¿cómo te ves?
- Con el pelo largo hasta la cintura. Haciendo la primera serie completa de ashtanga yoga y hablando perfectamente el idioma polaco (no necesariamente todo a la vez).
- Hoy ¿por qué escribís?
- Porque es lo que me sale

"Ahora mismo"


En algún lugar del mundo, una mujer camina con miedo por una calle oscura.
En algún lugar del mundo, una mujer paga un aborto en una clínica privada
En algún lugar del mundo, una mujer tapa su pelo verdadero con una peluca y prepara la cena de shabat.
En algún lugar del mundo, una mujer reza para no quedar embarazada de su padre, una mujer se hace la manicura y una mujer vende un riñón para darle de comer a sus hijos.
Una mujer aparece descuartizada en un container, una mujer denuncia un ataque y una mujer policía minimiza el hecho.
Una mujer abogada defiende a una mujer violada, y una mujer se inyecta colágeno en la boca para sentirse amada.
Una mujer baila en un caño, una mujer se masturba, una mujer manda un email de trabajo y una mujer manda un wapp equivocado.
Una mujer se mete los dedos hasta la garganta para adelgazar y una mujer revuelve la basura para desayunar.
Una mujer está envejeciendo, una mujer está naciendo, una mujer está dando la teta en un colectivo con 45 grados de calor y una mujer da la mamadera en la habitación privada de una clínica de lujo.
Una mujer cocina en bombacha, una mujer cocina con un arma en la cabeza y otra mujer muere desangrada en un aborto clandestino.
Una mujer está esposada lejos de su casa en una cama de un prostíbulo precario de la periferia de un país de latinoamérica y una mujer se saca fotos eróticas con lencería de catálogo que envía por e- mail a Europa.
Una mujer se lastima la cara con una explosión en la fábrica donde trabaja, una mujer llega tarde a su trabajo porque deja a su hija con fiebre, una mujer enseña a sumar y restar y una mujer no manda a sus hijas a la escuela porque tienen que ayudarla a trabajar.
Una mujer reza el corán, una mujer se insemina y una mujer se besa en la boca con otra mujer en una estación de tren.
Una mujer mira porno, otra mujer se masturba con un dildo, una mujer lava la ropa y una mujer cura sus fisuras anales.
Una mujer vota, una mujer es presidente, una mujer se toma un avión y otra mujer se toma el tren a las 5 de la mañana para ir a trabajar a casa de otra mujer que le regala ropa para sus hijas.
Una mujer se hace un tatuaje nuevo y otra mujer se tapa con una flor las iniciales de un amor pasado.
Una mujer camina por un shopping cargada de bolsas, una mujer se maquilla en el baño de un bar para una entrevista de trabajo, una mujer lee un libro en el banco de una plaza en donde otra mujer barre las hojas secas.
Una mujer escribe un poema, una mujer anima un cumpleaños infantil, una mujer maneja un taxi, una mujer llora, una mujer engorda, una mujer manda una foto con el torso desnudo a un desconocido, una mujer fuma un cigarrillo de marihuana, una mujer se hace una mastoplastía, otra mujer se agranda las tetas y una mujer toma medicación crónica, una mujer reconstruye su rostro luego de ser atacada y una mujer se pinta los labios de rojo para ser gustada, una mujer practica sexo oral en el baño de una disco, mientras una mujer se prueba un pantalón elástizado blanco y otra mujer se perfora el pezón con un piercing.
Una mujer baila el vals con su padre, una mujer se saca una foto con su abuela y una mujer firma un acuerdo de divorcio, una mujer chatea con un desconocido, otra mujer se corta las venas en una bañadera, una mujer toma ansiolíticos, otra mujer se disfraza a pedido, una mujer entierra a su hijo, una mujer muere en su casa, una mujer conoce a su nieto, una mujer encuentra a su pareja con otro en la cama, una mujer duerme en un colchón sobre la calle, una mujer cruza la frontera con droga adentro de su cuerpo, una mujer defiende a otra mujer presa, una mujer come comida para perros en cautiverio.
Ahora mismo en algún lugar del mundo una mujer es asesinada por un hombre, por el solo hecho de ser mujer
y ahora también…
y ahora también…
y ahora también…


-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Soledad Hessel.Editora/Redactora de trenINSOMNE. Periodista. Siempre supo que las palabras eran lo suyo. Escribe y lee desde que recuerda y tiene una pasión por los libros como objetos de culto.Conductora del programa radial "Nunca se sabe" por radio La Desterrada. Redactora del blog tecleando (www.tecleando-blog.com.ar). Columnista de literatura y cultura en medios gráficos y radiales. Fue corresponsal del diario La voz de Santa Cruz y de la Revista En acción de La Plata en la Ciudad de Córdoba. Además, fue miembro del Comité de Redacción y Editora del Boletín de Divulgación Científica de la Universidad Nacional de Córdoba. Notas de Soledad