Cosas que brillan cuando están rotas - Nuria Labari

Cosas que brillan cuando están rotas - Nuria Labari

“El 11 de marzo de 2004 Madrid sufrió el peor ataque terrorista de su historia. Diez minutos después de que las bombas estallaran, sonó mi móvil. Entonces yo trabajaba como periodista. Tenía 24 años. Las dos semanas siguientes me las pase en la calle, en los hospitales, en la morgue. Hacía frío en todas partes. Recuerdo ese frío porque nunca se fue del todo. Por eso necesitaba regresar desde la ficción a la quiebra de sentido que fue el 11 de marzo para mí. La ficción es siempre un ejercicio de superación. Necesitaba personajes que no entendieran nada, como yo, perdidos, atrincherados en alguna realidad sólida. Y necesitaba volver a todos los escenarios del 11M de la mano de una mujer que no solo llevara encima una rigurosa literalidad periodística sino también su propia fragilidad. Toda la información que aparece en esta novela es real. Y sin embargo se trata de un ejercicio de ficción. Un viaje de la imaginación hacia una realidad movediza y llena de fisuras”. Así explica la periodista y autora, Nuria Labari (Santander, 1979) la existencia de este libro y la luz que desprende su título: Cosas que brillan cuando están rotas.

Esta obra habla del atentado como escenario central pero se ramifica en distintos puntos de vista sobre la realidad y lo que somos. Por un lado la voz de Eva, periodista, madre, esposa, mujer, sola, es todas sus versiones a la vez. Muestra su fragilidad en la duda, en la necesidad de respuesta sobre el mal del mundo. Los culpables del atentado son seres humanos igual que su hija, son hijos también, cómo ejecutan un atentado así. Eva toca la reflexión de si es posible evitarlo, si nos conocemos aun estando tan cerca, de lo aterrador que es que no exista garantía de esto en ninguna familia. Sin embargo, es un personaje de quiebre y fuerza dentro de la historia. Ejerce la responsabilidad del periodismo mientras se cuestiona todo, todo el tiempo, internamente.

Mientras tanto, la crisis de su matrimonio se va reflejando en intercambios de emails con su esposo Eric, quien se encuentra en Berlín con la hija de los dos, Clara, al momento del atentado. “Todas sus preguntas son urgentes y todas me parecen la misma: ¿Por qué no estamos juntos en un momento así?”.

Labari hace a la vez de Eric, el esposo calculador que busca entender el otro lado de Eva y saber si es posible salvarlo todo. En el viaje a Berlín, intenta crear conciencia en su hija Clara sobre la vida y el mundo. Una adolescente que va creciendo en tiempos acelerados, a quien todo parece importarle poco. “No puedes elegir no saber, corres el riesgo de pisotear a los demás sin enterarte ¿eso es lo que quieres?”

Clara también tiene voz en este libro y es una voz juvenil, sincera, directa. Clara, en medio de las lecciones de vida de su padre, con analogías de hechos históricos, y la búsqueda de la verdad en el matrimonio de ellos (¿se van a divorciar o no?), le atormenta, a la vez, una idea: el chico que le gusta está con otra.

“Cosas que brillan cuando están rotas” es un ejercicio de desahogo de su autora, donde está presente un cuestionamiento constante del mundo en que vivimos, de lo lejos y cerca que estamos uno del otro sin importar la distancia física. Rinde homenaje a los caídos y hace consciencia de la fragilidad de la vida: “Todo se está muriendo estrepitosamente todo el tiempo”. Un libro que, más que quedarse en él, es importante transitar.



Paola Soto.Colaboradora de trenINSOMNE. Periodista, venezolana, autora de Mal abrigada (Ed. Peces de ciudad). Practica la constancia tecleando en Paw de limón, y en Por primera vez jugando con la poesía y la narrativa, para dar con la verdad de las historias. Notas de Paola