Daniel Mordzinski, en Buenos Aires

Daniel Mordzinski, “el fotógrafo de los escritores”, expuso su obra en Buenos Aires. Revisitamos la muestra con la mirada atenta de Paola Soto. .
Daniel Mordzinski, en Buenos Aires Fotos: CCK//Daniel Mordzinski

Quería ser cinestasta, fotógrafo y escritor a la vez. De alguna manera lo logró todo. Daniel Mordzinski, nacido en Buenos Aires el 29 de febrero de 1960, exhibió en el CCK desde el 15 de diciembre 2016 hasta febrero 2017, una muestra de más de 300 fotos de los creadores más importantes de la literatura en español.

"El fotógrafo de los escritores", como se le conoce a Mordzinski, actualmente reside en Madrid, pero volvió a su ciudad natal para contar con retratos un recorrido especial por el mundo de las letras.

La exposición estaba dispuesta en una especie de laberinto, un guiño a la casualidad de que 38 años atrás iniciara su carrera con una foto a Jorge Luis Borges. A la derecha, un círculo que representaba la lente de una cámara encerraba su nombre y todo lo que eso conlleva. Objetivo Mordzinski: un viaje al corazón de la literatura hispanoamericana. A la izquierda, en grande, la emblemática foto del nobel colombiano Gabriel García Márquez sentado al borde de la cama con la mirada perdida, o encontrada.

Daniel Mordzinski, en Buenos Aires

Al entrar a la muestra comienza la sorpresa. La selección invita a preguntarse por qué esa foto es así, o quién es realmente ese escritor que aparece con flores amarillas como Eduardo Halfon, o por pinchar un globo como Joaquín Salvador Lavano, Quino, o de espaldas caminando al mar como Ricardo Piglia.

Es un paseo por una especie de biblioteca sin letras pero con miradas, maneras y rostros que se relacionan y explican cosas tan bien como sus novelas. Ahí recae la precisión del ojo Mordzinski.

Daniel Mordzinski, en Buenos Aires

La selección complementa al tiempo, va desde la inmortalidad de las plumas que dividieron la historia, hasta la contemporaneidad de los que sostienen la batuta hoy en día. Con toda la responsabilidad que eso conlleva.

Julio Cortázar muestra su naturalidad, Mario Vargas Llosa escribe con una vela bajo las sábanas, Elena Poniatowska lleva corona detrás de una vitrina y sonríe cual reina, Leila Guerriero sobrevive entre papeles, Valeria Luiselli corre de la mano junto a su esposo Álvaro Enrigue, Alberto Salcedo Ramos boxea, Andrés Neuman pilotea un avión, Marwan y Benjamín Prado comparten una foto. Y así, más. Muchas más como piezas fundamentales del atla humano en el que trabaja.

Organizada junto a Acción Cultural Española (AC/E) y la Embajada de España en Buenos Aires y en colaboración con el Instituto francés, la exhibición más que una muestra de fotografías, fue un recordatorio de los rostros culpables de hacernos sentir. Una manera de que el arte no olvide al arte. De que quede enredada en la eternidad, la conjugación de todas las letras nacidas desde la misma lengua.



Paola Soto.Periodista, venezolana, autora de Mal abrigada (Ed. Peces de ciudad). Practica la constancia tecleando en Paw de limón, y en Por primera vez jugando con la poesía y la narrativa, para dar con la verdad de las historias. Notas de Paola