Los mundos femeninos de Almodóvar y Munro se conjugan en un film

La relación íntima de Almodovar con la literatura, queda plasmada en Julieta, donde lleva a la pantalla grande tres cuentos de la Nobel Alice Munro.
Julieta - Pedro Almodovar

Pedro Almodovar tiene una relación íntima con la literatura, la cual se traslada a sus películas, dejando traslucir sus referencias literarias tanto en argumentos como en personajes. Entre sus escritores de cabecera se encuentra la canadiense y Premio Nobel Alice Munro, quien ya apareció –a través de uno de sus libros- en la película “La piel que habito”, donde la protagonista lee el libro de uentos “Escapada”. “La piel que habito” está basada, a su vez, en la novela “Tarántula” del escritor francés Thierry Jonquet.

El director español había manifestado en varias oportunidades su intención de rodar una película inspirada en textos de Munro, y finalmente su sueño se cumplió al estrenar “Julieta”, film basado en tres relatos de “Escapada”: “Destino”, “Pronto” y “Silencio”.

Munro desarrolla el personaje de Julieta en tres momentos de su vida, uno por cada relato. En Destino vemos a la protagonista como una joven profesora que viaja en un tren para hacer una suplencia en un colegio, cuando una tragedia modificará su vida. En este momento conoce a Eric, quien será el padre de su hija Penélope. Almodovar respeta esta escena en su película ya que jugará un papel fundamental en la relación que mantendrán madre e hija.

En Pronto, encontramos a una Julieta más madura, con una hija de cuatro años, de visita en casa de sus padres, intentando recuperar una relación filial que viene arrastrando problemas desde hace años.

Finalmente, en Silencio, Julieta vivirá con su hija una situación similar a la que vivió con sus padres, teniendo que aceptar las decisiones que tomara aquella luego de un retiro espiritual que cambiará sus vidas y su relación para siempre.

Escapada - Alice Munro

Mientras que los cuentos, que leyéndolos de corrido pueden tomarse como una novela corta se relatan en tercera persona, Almodovar cambia el registro a una narración en primera persona, contando esta historia a través de las palabras que la protagonista escribe a su hija Antía (Penélope en los relatos) con la que no tiene contacto hace doce años.

En el film los colores primarios están muy presentes, dándole vida e intensidad a la fotografía. Los escenarios son muy importantes y están muy cuidados por el director, quien incluye objetos de su pertenencia, como por ejemplo la biblioteca de Julieta, el cuadro de Freud, una escultura de bronce y arcilla, una foto de la cantante mexicana Chavela Vargas, por quien el director manchego siente una profunda admiración, a través de la cual se le rinde homenaje al igual que con la canción “Si no te vas” que suena al finalizar la película. El gran manejo del lenguaje cinematográfico que tiene Almodovar mantiene al espectador atento a cada instante.

La poesía no queda de lado, como es costumbre en este director. Teniendo en cuenta que Julieta es profesora de literatura antigua, existe un paralelismo entre Ulises, quien elige volcarse a la aventura al mar rechazando la inmortalidad y la juventud eterna, con Xoan – padre de Antía-, pescador que atraviesa una situación similar.

La trama se puede comparar con las tragedias griegas. Vemos a una Julieta oficiando de héroe trágico en la cual sus errores y vivencias hacen que cometa el pecado de hybris, el que supone impulsos irracionales que despiertan un sentimiento violento emergente de una pasión desmesurada.

Tanto el director como la escritora hacen una construcción perfecta de Julieta. Justifican las acciones puntuales de los personajes retrotrayéndonos al pasado. Se ve la simbiosis y la transformación que va sucediendo, la introspección personal y las consecuencias de sus actos. Conviven la culpa, silencio y abandono.

Es una película sobre el dolor que supone el regreso del director al universo femenino. Andriana Ugarte y Emma Suarez, las nuevas chicas Almodóvar protagonizan a Julieta. Tanto el film como el libro son altamente recomendables, siendo una experiencia preponderante, un antes y un después que hará viajar al espectador y lector en un sinfín de sentimientos.



Sebastián Codoni.Sebastián es mmontevideano, y además de escribir sobre libros y cine, es profesor de música, compositor e intérprete. Le ha puesto música a obras de teatro reconocidas y premiadas como “Pogled” de Ivan Solarich, dirigida por Santiago Sanguinetti y es productor musical. Notas de Sebastián