Qué leen los que lees: María Staudenmann

María Staudenmann

La escritora y periodista María Staudenmann, editora de revista QU, nos habla de sus inicios en la lectura.

- ¿Cuál es el primer libro del que tenés recuerdo? ¿Lo leíste o te lo leyeron?

- "La herencia del hada", de la colección “Las aventuras de Asolina”, editorial Lumen, 1981. No es que me acuerde de todos estos datos: en este preciso momento lo tengo en el regazo. Mi tío me lo dio hace poco. Estaba perdido en su casa, una de las casas en que yo viví de chica; él lo encontró, lo rescató y me lo devolvió. Siempre recordé con claridad algunas palabras. Me lo leía mi mamá.

- ¿Necesitás rituales para leer o podés hacerlo en cualquier momento y lugar?

- Para nada, leo en cualquier momento y lugar e incluso de a fragmentos muy cortos, lo que el paréntesis temporal me permita.

- ¿Hay algún libro que considerás que todos deberían leer? ¿Por qué?

- No, no hay necesidad de que todos incorporemos lo mismo, somos diferentes. Sí creo que, por suerte, existe un libro para cada uno. O varios.

- ¿Cuál es tu libro preferido? ¿Volverías a leerlo?

- No tengo un solo libro preferido, son muchos y prefiero a cada uno por razones distintas. Sí puedo decir que casi casi tengo la colección completa de lo publicado por Agatha Christie, incluyendo obras de teatro y novelas firmadas con otros seudónimos. Más allá de esto, insisto: son éstos y muchos otros. No sólo los volvería a leer sino que lo hago, o más bien lo hice; algunos más de diez veces.

- ¿Un libro que ojalá no hubieras leído para poder leerlo hoy como si fuera la primera vez?

- No, me parece bien haber leído todo lo que leí en el momento en que lo hice. Me pasa más bien al revés: hay muchísimos libros que ojalá hubiera leído ya, para conocerlos.

- ¿Qué estás leyendo en este momento? ¿Lo recomendarías?

- Ahora estoy con "Poleas", libro de cuentos de Giselle Aronson, a quien tuve el gusto de conocer personalmente hace poco. Últimamente me estoy poniendo al día con autores contemporáneos que dan para mucho. Es un pequeño gran libro de cuentos, imaginación desbordante y prosa clara, con un tono muy personal. Sí que lo recomiendo.