El amor y el arte: luces y sombras (primera parte)

Endless Love - Alfred Gockel - Amor arte



Historias de amor y desamor en el mundo del arte.

La creación artística no es solo una batalla interior. Las imágenes, las sensaciones, las ideas o los conceptos que son la semilla de las creaciones a las que llamamos arte son muchas veces el resultado del contexto que rodea al artista, su tiempo y su gente. Su creatividad se condiciona por su entorno, por el intercambio artístico, por la experiencia humana compartida. La Historia del Arte muestra el amor como motor de la creación. En muchos casos, decir que la pasión amorosa inspira al arte, entenderla como simple musa, es muy limitado.

Los artistas que han construido una pareja con un colega no solo se inspiraron sino que aprendieron uno del otro, se influenciaron y se criticaron.

Historias en donde se quisieron y se odiaron, en donde también, se admiraron y traicionaron.

Frida Kahlo y Diego Rivera

Frida Kahlo y Diego Rivera Frida Kahlo y Diego Rivera

No hay romance más contado ni mitificado que el de Diego Rivera y Frida Kahlo, dos figuras monumentales del arte mexicano del siglo XX. Kahlo conoció a Rivera de adolescente, en 1922, cuando el pintor ejecutaba el primero de sus grandes murales, en el Anfiteatro Simón Bolívar de la Escuela Preparatoria Nacional. Sus caminos se volvieron a cruzar pocos años después, cuando Kahlo iniciaba su carrera artística. Pidió consejo a Rivera, ya un artista establecido en México, quien quedó prendado de su creatividad y su persona. Se casaron en 1929. Era el tercer matrimonio para él. Ella tenía 22 años. Fue un romance tumultuoso, violento, cargado de intensidad creativa, de admiración mutua y de infidelidades. Se divorciaron en 1939 para volver a casarse un año después. El segundo matrimonio entre el gigante muralista y la corajuda pintora expresionista fue igual de agitado. Se les conoció como “la unión de un elefante con una paloma”.


Yayoi Kusama y Joseph Cornell

Yayoi Kusama y Joseph Cornell Yayoi Kusama y Joseph Cornell

La artista conceptual japonesa Yayoi Kusama conoció a Joseph Cornell a mediados de los 60, cuando ella era una de las grandes agitadoras de la escena artística neoyorquina. A pesar de la diferencia de edad –Cornell le sacaba 26 años– ambos crearon un nexo irrompible hasta la muerte del artista estadounidense en 1972. Según Kusama, que antes tuvo un noviazgo con el artista minimalista Donald Judd, su relación con Cornell era apasionada y platónica. Era habitual que Kusama se quedara durante días en la casa de Cornell en Queens, donde ejecutaban bocetos el uno del otro. Cornell le regaló varias de sus obras para remediar la mala situación financiera de Kusama, dedicada a crear “performances” costosas y sin cuidado por su carrera artística.


Elaine y Willem de Kooning

Elaine y Willem de Kooning Elaine y Willem de Kooning

Elaine Fried quizás habría sido una de las artistas más conocidas del siglo XX si no hubiera vivido a la sombra de uno de los grandes genios del expresionismo abstracto, Willem de Kooning. Ella era una intrépida artista de 20 años cuando se conocieron en 1938; él, un pintor inmigrante ofuscado en su creación. Fue amor a primera vista y el inicio de una relación sentimental y artística intensa. De Kooning fue además de amante, su maestro, y ella, centro de la modernidad artística del Nueva York de los 40, su principal promotora. Fue una agitadora cultural, además de pintora, profesora y articulista. Los De Kooning vivieron un matrimonio turbulento, con infidelidades y peleas frecuentes. Pero nunca se divorciaron y acabaron colaborando hasta el final de sus días.


Lee Krasner y Jackson Pollock

Lee Krasner y Jackson Pollock Lee Krasner y Jackson Pollock

Lee Krasner fue una figura clave en la transición del arte figurativo a la abstracción en el EE.UU. de posguerra. Artista de gran capacidad y con profundos conocimientos teóricos, su obra quedó durante décadas cegada por la luz de su marido, Jackson Pollock, el nombre más célebre del expresionismo abstracto, al que Krasner influyó con fuerza. Desde su residencia en los Hamptons, donde ambos fijaron sus estudios, Krasner se entregó a cuidar y organizar la creación de Pollock, un artista turbulento, alcohólico e infiel. Su muerte prematura en un accidente de tráfico dejó a Krasner encargada de su legado. Con el impulso del feminismo en los años 70, la obra de Krasner fue redescubierta y, hasta su muerte en 1984, disfrutó de un amplio reconocimiento artístico.


Jasper Johns y Robert Rauschenberg

Jasper Johns y Robert Rauschenberg Jasper Johns y Robert Rauschenberg

La relación sentimental entre Robert Rauschenberg y Jasper Johns, dos artistas instrumentales en la reacción al expresionismo abstracto que anticipó la llegada del pop, duró seis años. Fue para ambos la relación sentimental “más seria y más intensa” de sus vidas, como explicó quien fue su amigo en aquella época, el también artista Alex Katz. Rauschenberg estuvo primero casado con Susan Weill, de la que se divorció en 1953. El matrimonio solo duró tres años. Al final de esa relación, Rauschenberg ya mantenía un romance con otro artista, Cy Twombly. Pero su idilio con Johns fue mucho más duradero y productivo en el terreno artístico. Ambos crecieron como artistas a la vez, a ambos les colocaron la etiqueta de “neo-Dadá”. Montaron exposiciones juntos y hasta fueron descubiertos a la vez por el mismo marchante de arte, según Katz. Ellos nunca hablaron de forma abierta de su romance, algo tabú incluso en el sector más progresista de la escena artística neoyorquina de finales de los años 50.



(*) Imagen de portada: Endless Love - Alfred Gockel

=========================================================================

Corina Vanda Materazzi.Nació en noviembre de 1968 en CABA pero la mayoría de su vida se desarrolló en el Conurbano. Escribe desde que empezó a leer, dice que ambas cosas son como viajar. Como autora reconoce que es un trayecto con postas y que no tiene contrato de exclusividad con ningún destino final. Como lectora se abraza y se deja llevar, como con el tango.A fines de 2015 editó con Utopía HUELLAS y en mayo de este año con Peces de Ciudad VOZ EN OFF, un libro de cuentos, algunos de los cuales obtuvieron menciones en diferentes concursos. Participó de algunas antologías de narrativa y algunas Revistas Digitales como: Kundra, El Narratorio y Kunst.En España colabora con sus textos en un Periódico de Literatura de habla hispana: Periódico Irreventes.Tiene un Blog: Bárbaramente Fea donde están algunos de sus textos. No se imagina la vida sin: hijos, libros, perfumes, sombreros y buen vino. Notas de Corina