Warsan Shire, subalterna y refugiada, la poeta somalí que domina la escena indie londinense

Warsan Shire



Empoderada en su disidencia, Warsan Shire colorea el under londinense actual con su poesía feminista y postcolonial. Es somalí pero escribe en inglés, usa la lengua que le fue impuesta para dar su versión y responderle al sistema de opresión en el que forjó su escritura.

Warsan Shire es poeta y editora. Reside en Londres. Nació en Kenya y emigró cuando tenía solo un año. Poco se sabe de su niñez y adolescencia, tal vez los únicos registros biográficos que se puedan rastrear se encuentren en sus poemas. En 2011, lanzó Educating my mother how to give birth (Educando a mi madre a dar a luz) con el proyecto independiente flipped eye, y en 2013 recibió el premio de Poesía Africana de la Universidad de Brunel. Ha publicado, a su vez, diversos fanzines como For women who are difficult to love (Para mujeres que son difíciles de amar, 2015) y Her blue body (Su cuerpo azul, 2015); una selección de este último fue incorporada al álbum visual de Beyoncé, Lemonade, en 2016. Su poesía fue escrita, sin dudas, para ser leída en voz alta. Basta recorrer su canal de youtube o el del British Council, entre otros, para observarla recitar. Cruda, desafiante, desnuda de todo tipo de filtro o metáfora gastada, Shire agarra las piezas de su vida como bocados, los mastica, deglute y escupe en el mismo acto poético. Habla de su cuerpo, de sus dientes, de las fronteras, el contorno que la oprime, de la casa y las casas que lleva dentro, sus cuartos oscuros, las puertas que algunos hombres han golpeado, violentado con llaves o martillos. Shire habla de refugiarse porque ella y su familia fueron refugiados. La guerra, las noticias, los incidentes, el relato del poderoso, la mentira de la propiedad privada son ejes que atraviesan los escritos de esta autora, cíclica y espiraladamente. Hay momentos catárticos, estados relajados, incluso pasos de comedia. Hay feminismo, y mucho, como debe ser, pero además un feminismo postcolonial, una mirada sobre la mujer objeto de un sistema que todo lo asimila, lo mercantiliza; y una mujer otra que rompe el canon como actitud política y llama a nuevas voces a subirse a ese tren.

Hoy, ella se sube al nuestro. Los invito a recorrerlo.

Si saben inglés, pueden acceder directamente a su blog, o a Poetry Society. Si no, aquí mi humilde traducción de dos de sus poemas más fuertes.

"Redención"

Vertí medio litro de agua
agregá medio kilo de azúcar
el jugo de 8 limones
la cáscara de medio limón
pasá el agua de jarra a jarra
varias veces
y cuelala en una servilleta limpia.
Mi abuela
la alquimista
convertiste en oro esta vida dura
conjuraste belleza de lo que dejaste atrás
encontraste salvación donde nada vivía
descubriste el antídoto en tu propia cocina
rompiste la maldición con tus manos
y pasaste estas instrucciones a tu hija
quién también las pasó a su hija.
Mi abuela decía
nada real puede ser amenazado
el verdadero amor trae salvación
y mi torturador
fue mi remedio.
Por eso
sanaremos
empezaremos de nuevo
viniste con la orquesta
y el nado sincronizado
sos el mago
juntá mis pedazos de nuevo
igual que cuando me cortás a la mitad
hacé que esta mujer en duda
desparezca
tirá del dolor que se encuentra
entre mis piernas como seda
un nudo
después otro
después otro
el público aplaude
pero no los escuchamos.

"Horrible"

Tu hija es horrible.
Conoce la pérdida íntimamente
carga ciudades enteras en su panza.
De chica, la familia ni la alzaba
era madera astillada y agua de mar
decían que les recordaba la guerra.
En su cumpleaños de 15 le enseñaste
a amarrar su pelo como si fuera una soga
y fumar el aroma del incienso ardiendo.
La obligaste a hacer gárgaras de agua de rosa
y mientras tocía decías
chicas macaanto* como vos no deberían
oler a vacío o soledad.
Vos sos su madre
¿por qué no le avisaste
o la abrazaste como una balsa podrida
le aclaraste que los hombres no la amarían
si está cubierta de continentes
si sus dientes son pequeñas colonias
su estómago una isla
y sus muslos fronteras?
¿Qué hombre desea
recostarse y observar el mundo incendiarse
en su propia habitación?
La cara de tu hija es incidentes en el centro
sus manos una guerra civil
un campo de refugiados detrás de cada oreja
cuerpo sucio y plagado de cosas horribles
pero ey
¿no le queda
el mundo
re bien?


* macaanto es una expresión informal somalí utilizada para referirse amigablemente a alguien. Un ensayo de su traducción podría ser “cariño”, “bebé”, “dulce”. La decisión de conservar la palabra responde a una particularidad de la autora: en el texto original también se emplea la expresión, es decir, que se reconoce una impresión de la identidad cultural en esta selección; por tanto, este traductor decide apropiarla en su estado natural.



=========================================================================

Gonzalo Zuloaga. Gonzalo Zuloaga nació en La Plata el 18 de octubre. En 2016 fue ganador de Mención Especial por unanimidad en el Primer Certamen Nacional de Literatura en la categoría poemario por su obra “Resucitando Edipos”, publicada en la colección Voces del Cono Sur. Algunos de sus relatos urbanos fueron seleccionados para su publicación en la revista Monolito (Méjico) y la antología Palabras en Flor (España). Actualmente se encuentra promocionando su poemario “Predicciones del Año Kitsch”, editado por Peces de Ciudad en abril de 2017, y participando de ciclos de lectura de poesía y narración oral. A su vez, escribe para el colectivo Extrañas Noches Literatura Visceral y comparte poemas en su Facebook y su blog personal: www.ciudadkitsch.tumblr.com “Predicciones del Año Kitsch” puede adquirirse a través de la página web de la editorial, www.pecesdeciudad.com.ar, y en Malisia Distribuidora y Estantería de Libros y Revistas, La Plata. Notas de Gonzalo