Café London, una joya que siempre estuvo ahí.

Café London - Buenos Aires Una representación de Julio Cortazar en una mesa del Café London Foto: Angie Pagnotta

En agosto de 2014 lo reabrieron tras una reformación imponente que permitió la restauración de un espacio emblemático en la Ciudad de Buenos Aires. Hoy sus pasillos, mesas y paredes siguen siendo tan míticas como lo fueron en su época, porque —aunque agiornada— esta época también puede que sea de esplendor para Café London City. En esta nota atravesamos un breve recorrido de lo que fue y de lo que es hoy este bello lugar donde el joven Julio Cortázar construyó parte de sus universos literarios.

Lo que fue y es:

En 1957 abrió sus puertas por primera vez y muchos años de historia se multiplicaron tras reformas y cambios de dueños. En el 2000 fue declarado Café Notable por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y en 2003 comenzó el período arduo de remodelaciones donde, afortunadamente, se tuvo en cuenta y se respetó la estructura del lugar; éstas remodelaciones terminaron en agosto de 2014, momento en que reinauguraron, volviendo a poner de eje un lugar auténticamente porteño.

Café London - Buenos Aires Foto: Angie Pagnotta

Con una ubicación estratégica en Av. de Mayo esquina Perú, Café London City fue asidero de parejas, escritores, poetas, trabajadores y también de múltiples historias, tal como ocurre con casi todos los bares de cualquier ciudad pero, sin dudas, la ambientación lo hacen ser un lugar especial, tanto por sus productos de extremada calidad (productos que aún hoy siguen vigentes), como por el grado de distinción y detalles que lo hacen recomendable para cualquier visitante con ganas de encontrar en Buenos Aires un sitio done tomar un café extraordinario, con aroma a historia, con aroma a nuestra ciudad.

Café London - Buenos Aires Foto: Angie Pagnotta

La parte literaria:

La primera vez que fui a Café London City, además de maravillarme a primera vista por la estructura arquitectónica, la iluminación, los mozos impecables y la pulcritud, me encontré, al pasar buscando una mesa, a la escritora Ana María Shua. Mentiría si digo que no esperaba un aura literaria en el ambiente ya que, según algunos, éste café era el preferido de Cortázar. Y aunque preferido o no, lo cierto es que Cortázar pasó mucho tiempo allí, por la década del 60, escribiendo lo que luego terminó siendo su obra “Los Premios”. De hecho, al día de hoy, tras la restauración que hubo y la posterior reapertura, la mesa donde Cortázar se sentaba cada vez que iba, está intacta y con una escultura del propio autor, como una forma de homenaje y de sentirlo aún presente. Los seguidores de la obra del autor de “Bestiario, sabrán que en muchos fragmentos de “Los Premios” este café está mencionado como “el London”, algo interesante en nuestra época teniendo en cuenta que podemos atravesar los textos y mezclarlos con una porción de aquella realidad, pero en 2017.

Estas porciones de Buenos Aires hacen que, los que amamos la literatura, nos sintamos afortunados de convivir con lugares y momentos así. Para un escritor, lector o cualquier persona abocada a las letras, le puede resultar interesante recorrer fragmentos de escritores que admiramos en las calles de la ciudad que hoy día pisamos. Café London City es un ejemplo de esas porciones de historia y literatura que siguen vigentes, muchos años después.



Angie PagnottaAngie Pagnotta nació en Godoy Cruz, Mendoza, pero a los pocos meses se vino a Buenos Aires, por lo cual es 99% porteña. Es Escritora y Periodista. En 2012 fundó Revista Kundra: literatura aleatoria y el portal de Arte y Cultura, Baires Digital. Trabajó en contenidos de Redes Sociales y publicidad para Duro de Domar, TVR, Fútbol para todos, 678 y Diario Registrado, entre otros. Colaboró y colabora en distintos medios de Argentina como Revista El Gran Otro, el suplemento Cultura Registrada, Continuidad de los libros, Diario Femenino, el portal de entrevistas Entrevistar-Te, Solo Tempestad y Revista Kunst. En 2013 obtuvo una mención en Narrativa por su cuento “Alejandra”, otorgado por Guka, revista de la Biblioteca Nacional. Escribió Nada que no quieras, su primera novela que se encuentra en proceso de corrección y Memoria de lo posible (2017, Peces de Ciudad), es su primer libro de cuentos. En febrero de 2017 “Versiones sobre el río”, el relato que abre Memoria de lo posible, fue traducido al portugués por Felipe Buenaventura para FRONTERA, un proyecto que une escritores latinoamericanos alrededor del mundo. Notas de Angie